Recursos humanos

 El capital intelectual y emocional de las personas, está adquiriendo una importancia crucial en la competitividad de las empresas y la motivación, en beneficio de la organización. Cada individuo es único y se debe atender a cada individualidad en particular, por eso, es necesario:

  • Apoyarse más en la autoridad moral que en el poder formal.
  • Dirigir con inteligencia emocional.
  • Respetar la dignidad personal y profesional de los colaboradores.
  • Facilitar el desarrollo de los mismos.
  • Tener presencia auténtica en las relaciones.
  • Impulsar el espíritu de equipo.
  • Alentar la creatividad y la innovación.

Desarrollando estos principios básicos, se logra un equipo cohesionado de profesionales que se sienten integrados dentro de la organización, satisfechos del trabajo que realizan y, como consecuencia, dan al cliente un impecable servicio.

 

Un equipo cohesionado de profesionales que se sienten integrados dentro de la organización 

Noticias económicas y legales