Cómo proteger a tu empresa familiar Temas de Interés

 

Uno de los mayores problemas en la empresa o en un grupo familiar puede ser, precisamente, su carácter de familiar. El hecho de que algunos familiares trabajen en la empresa, mientras otros no, pueden generar conflictos en cuanto a puntos tan cruciales como el acceso de nuevos miembros de la familia, la información a socios no trabajadores, o el reparto económico de la sociedad.

La solución más adecuada en estos supuestos pasa por firmar con todos los miembros un “Protocolo Familiar” este es un contrato firmado por los miembros de la familia en el que se regulan condicione específicas para asegurar la buena llevanza de la empresa y reducir al máximo posible la aparición de conflictos familiares:

Algunas cláusulas que pueden incluirse son:

 

  • Modos de retribución: Hay que dejar pactado muy claramente la retribución entre socios trabajadores y socios capitalistas. Existen mecanismos como las participaciones privilegiadas, o la retribución del administrador que nos pueden servir para separar la retribución por toma de decisiones y por la gestión efectiva del negocio, de la simple retribución por haber introducido capital en la empresa.

 

  • Vías de nuevo acceso: Especialmente importante en estos casos es la designación de unas condiciones que establezcan quien y como puede entrar a la empresa, bien como socio, bien como trabajador, determinando la formación mínima, experiencia, aportaciones de capital, etc.

 

  • Información a los socios: La existencia de un administrador que se encarge de la gestión y del dia a dia de la empresa, y la de una junta de socios que solo tome decisiones relativamente importante, puede crear conflictos por desinformación. Por ello se pueden establecer mecanismos como la creación de un consejo de administración, o la obligación de realizar informes trimestrales.

 

  • Sucesión: Se pueden pactar las directrices principales para evitar conflictos derivados de la sucesión de la empresa, por ejemplo la creación de usufructos en caso de que adquieran la sucesión de la empresa nuevos socios los cuales no tienen  interés en la gestión o en la toma de decisiones.

 

Es imposible de realizar un modelo estándar de este tipo de contratos, ya que cada familia tiene una idiosincrasia distinta, sin embargo, la creación de un Protocolo Familiar es la mejor solución para evitar conflictos a largo plazo.

 

Por ello, si están interesados y creen que dicha herramienta puede mejorar la seguridad y continuidad de su empresa familiar, no duden en ponerse en contacto con nosotros, donde nuestro equipo le asesorara en la elaboración de un Protocolo Familiar que se ajuste a sus necesidades.

 

Por Carlos Salvà López

 (Departamento de Derecho Mercantil)